Cuando pensamos en el bricolaje, parece que no es una tarea que a todo el mundo le resulta sencilla. Sin embargo, si tenemos en cuenta unos pequeños consejos o trucos, seguro que resultará mucho más fácil y gracias a esto, cualquiera de nosotros por poca experiencia que tenga, a buen seguro acabará llevando a cabo un buen número de tareas.

Rodéate de buenos materiales

En primer lugar, uno de los fundamentos más importantes para que las tareas de bricolaje resulten mucho más sencillas, es el rodearse de materiales de buena calidad. Por ejemplo, a la hora de colgar un cuadro o un espejo, una de las tareas más comunes y sencillas dentro de un hogar, utilizar herramientas y sistemas de fijación de buena calidad, es  garantía de tener ganado una gran parte del trabajo, debido a que la tarea nos resultará mucho más sencilla.

Seguir los tutoriales, paso a paso

Muchos de los tutoriales que podemos encontrar en internet nos enseñan el cómo llevar a cabo una reparación paso a paso. En este sentido, lo más importante es seguir cada uno de los pasos por separado y no tener prisa. Si vamos realizando cada uno de los pasos como se nos va indicando, no tendremos ningún tipo de problema en llevar la tarea a cabo y a buen seguro que nos resultará mucho más sencillo que si lo hacemos del tirón.

Consejos para colgar un cuadro

Aplicando lo dicho anteriormente, vamos a explicar cómo colgar bien un cuadro. Antes que nada, hay que tener en cuenta diversos detalles de consideración estética: el cuadro no debe ser demasiado pequeño en una pared grande o viceversa y, además, la distancia del cuadro al techo no será más pequeña que la del cuadro al suelo o mueble que tenga debajo.

Dicho esto, si son varios cuadros los que componen la escena, lo mejor es tratar de crear un equilibrio, dibujando en un papel como pretendes que sea la disposición de la pared para hacerte una idea clara de cómo proceder y, una vez que lo tengas claro, adelante.

Si el cuadro cuenta con hembrilla, simplemente debes marcar en la pared, presionando con el propio cuadro, el lugar en el que ésta está. Después, nada más fácil que hacer el agujero con el taladro y la broca apropiados, poner el taco y la escarpia en su interior y sujetar el cuadro a la pared con la mencionad hembrilla.

Si no la tiene, antes de comenzar deberás marcar la mitad de la parte superior del marco e introducir en ese punto la hembrilla, algo que realizarás de forma manual fácilmente, pues su cuerpo es roscado como el de los tornillos. Una vez que la tengas asegurada en la posición adecuada, sólo debes repetir los pasos anteriores.

Consejos para tapizar una silla

Ahora vamos a ver paso a paso, como podemos tapizar una silla, una tarea algo más complicada pero que siguiendo estos pequeños pasos, haremos sin ningún tipo de problema.

  1. Quita las grapas de la misma ayudándote de un destornillador plano haciendo palanca, tratando de no dañar la madera.
  2. Medir la tela y utilizar un poquito más de la necesaria para que nunca nos quedemos cortos y acabemos desperdiciando la misma.
  3. Si tenemos una base con cintas, lo mejor será entrelazarlas unas con otras. Para ello, primero colocaremos todas las verticales u horizontales, dejándolas tensas y después entrelazaremos con las contrarias.
  4. Después tocará rematar la parte inferior. Para ello nos ayudaremos con un trozo de tela inferior al de la base y remataremos utilizando cola o grapando la zona.
  5. Por último, tapizar la parte superior siempre y cuando se encuentre la silla en buen estado y no tengamos necesidad de desmontarla y tener que repararla.

Siguiendo cada uno de estos pasos, uno a uno, en unos pocos minutos tendremos nuestra silla como nueva, presentando un aspecto distinto, ideal si queremos cambiar la decoración del hogar.

5 / 5 stars     
Booking.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here