Afincado en Móstoles desde hace múltiples años, el artista iraquí nos cuenta los detalles de la exposición de su obra que va a estar hasta el diez de mayo en el Centro Cultural Villa de Móstoles.

Munir HanoonPregunta.- ¿De qué manera definiría la muestra “Memorias Actuales Silenciadas”?

Respuesta.- Son las experiencias y las circunstancias que vivimos día tras día; no interaccionamos con estas situaciones a menos que nos toque vivir algo verdaderamente doloroso, de este modo, para el resto de los mortales, se transforma en algo sigiloso, que ni les afecta ni les repercute.

Siempre he creído que el arte puede servir de mensaje para corregir el lado negativo de todo lo que sucede a nuestro alrededor; obviamente sé realmente bien que no puedo mudar estos sucesos, mas para mí es una forma de queja.

Pregunta.- ¿Cuál es el propósito social de esta exposición?

Respuesta.- Mi objetivo, como menté previamente, es trasmitir un claro mensaje que no es otro que el de darnos cuenta de qué pasa verdaderamente en el planeta, que sea un espéculo para la sociedad.

En singular me centro en el lado menos afable de la vida, no solo por el hecho de que capta mi atención, sino más bien asimismo pues deseo ser participante de su solución.

Todos estos propósitos juegan un esencial papel en el arte, ahora y para las generaciones venideras, son un símbolo de lucha, como se aprecia en Goya y Picasso, entre otros muchos.

Pregunta.- ¿Su obra es la plasmación de sus experiencias personales?

Respuesta.- Es verdad que cuando el artista es leal a sus principios, sus obras son la traducción personal de cuanto le circunda.

Cuando naces en un sitio cuya temporada es atrapada por todo tipo de enfrentamientos políticos que se alargan en el tiempo y donde eres testigo de aquello que sucede, todo ello te empuja a crear obras de esta clase.

Haber natural de un país donde han perseguido a tu padre e inclusive a mí por no tener exactamente la misma ideología política, el no ser aceptado en la Academia de Preciosas Artes para lograr mi sueño, el que múltiples familiares fueran perseguidos a inicios de los años ochenta y un sinfín de situaciones, te conduce a esta praxis.

Decidí viajar a España para cumplir mi sueño, ser admitido en la Academia de Preciosas Artes; más tarde, empezó una guerra que duró 8 años, dada esta situación era impensable regresar a mi país. Escuchar y ver los horrores que ocasionan las guerras, donde muchos allegados y amigos perdieron la vida, llevó al país a la pobreza, a contraer múltiples enfermedades y a estar sumidos en una absoluta ignorancia.

Todo ello produjo un enorme impacto en mi obra de arte ideal, todo deja huella, aun las contrariedades propias que brotan cuando tienes esposa y 2 hijos, batallar contra la marginación, conciliar estudios y trabajo, la busca de diferentes técnicas acordes a mi filosofía y un largo etc., hacen que no sea ninguna coincidencia que existan obras en las que reflejo mi presencia como una parte de la matanza.

Pregunta.- Aunque es un artista de prestigio, semeja sentir un cariño singular cara Móstoles. Nos puede contar su relación con esta urbe.

Respuesta.- Vivo en Móstoles desde hace veintiocho años, es mi sitio de vivienda y trabajo. Radiqué en la villa de Madrid a lo largo de diez años, más tarde comencé a tener la necesidad de buscar un nuevo hogar más grande y en un lugar apacible.

La primera vez que visité Móstoles me encantó la urbe, me pareció un buen sitio para efectuar dicha busca.

Pasado un tiempo, comencé a pesquisar en la relevancia histórica de la urbe, especialmente, en la temporada en la que el regidor de Móstoles declaró la guerra a Napoleón, como su relación con mi artista preferido, Goya.

Todo ello, abrió distintas puertas a mi experiencia artística, los centros culturales admitieron mis obras, lo que me llevó a hacer obras de importante tamaño, fue entonces cuando adquirí un taller en el centro de la urbe para poder efectuar estas grandes obras que charlan de acontencimientos actuales.

Pregunta.- ¿Estima que el arte puede asistir a mitigar las desgracias que asolan a miles y miles de personas día a día?

Respuesta.- Estoy persuadido que el arte no tiene el poder de mitigar las desgracias que asolan a miles y miles de personas día a día. Todas y cada una traen consigo el peso de grandes fuerzas políticas y económicas que no dejan conceder el esencial papel que se merece a fin de que el pueblo reaccione.

Si echamos una ojeada a todas y cada una aquellas obras artísticas que charlan sobre este tema, aun asimismo las que muestran otros medios, como reportajes o bien documentales bélicos, vemos que ocasionan un sentimiento ocasional, no tienen la capacidad de poder reparar la causa.

El sentimiento personal es el que te empuja a efectuar esta clase de obras, sin aguardar nada a cambio, lo considero un grito para resaltar y destacar dichas contrariedades.

Booking.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here