venta empresas

¿Puedo vender una empresa con deudas? Cuando montamos un negocio, raramente pensamos en si algún día deberemos cerrarlo. No obstante, cuando las ventas caen y con ello el beneficio, muchas empresas se encuentran ahogadas en deudas; esto, junto a la falta de liquidez, hace que debamos replantearnos cuál sería la mejor opción para ti y la sociedad.

Respondiendo a la pregunta, sí, es legal vender una empresa con deudas. Puede que también te preguntes quién estaría dispuesto a comprar una empresa con deudas. Bien, por sorprendente que pueda parecer, existen inversores dispuestos a comprar empresas con impagos. Aunque por lógica pensemos que nadie querría comprar un negocio con deudas, precisamente tratándose del motivo por el cual se quiere vender, debes saber que sí existen compradores interesados por compañías endeudadas por otras ventajas que ello implica.

¿Puedo vender una empresa con deudas?

Cuando se desea cerrar un negocio con deudas, la principal problemática es la necesidad de presentar las cuentas a cero en el Registro Mercantil.

Antes de cerrar una empresa con deudas, debes tener en cuenta que los acreedores podrán ir a por el titular para que haya efectivo el pago, incluso con sus bienes y derechos propios. Por ello, debemos prestar atención a los plazos de prescripción de deudas de empresas. Asimismo, la Administración podría derivar la responsabilidad al administrador por deudas con Hacienda.(link)

Aunque no sea lo más aconsejable, en ocasiones liquidar la sociedad resulta la mejor opción. Lo primero sería intentar pagar las deudas acudiendo a todos los medios que tengamos al alcance, por ejemplo, pedir un préstamo bancario o solicitar el dinero a algún familiar.

El supuesto más idóneo sería cerrar la empresa una vez cumplidas todas las obligaciones de pago. No obstante, en muchos casos esto no es posible, y es necesario pensar en otras vías, como solicitar concurso de acreedores. Sin embargo, se trata de un proceso no solo bastante largo, sino también costoso por los gastos judiciales. Si ya estamos ahogados en deudas, puede que no deseemos abonar aún más gastos derivados del procedimiento concursal.

Llegados a este punto, pensar en vender la empresa con deudas puede ser bastante interesante, o quizás la mejor opción. Seguramente haya algún otro empresario dispuesto a comprar la sociedad porque le encuentre alguna vía rentable económicamente.

¿Cómo vender una empresa con deudas? ¿Por dónde empiezo?

Si te replanteas vender tu negocio con deudas, seguramente te preguntes ¿por dónde empiezo? Es importante que te informes bien sobre cómo vender una empresa con deudas, acerca de los requisitos y las condiciones legales, para evitar cualquier contratiempo en un futuro.

En primer lugar, lo más conveniente es hacer una valoración de la empresa. Sí, aunque tu negocio tenga deudas, sigue teniendo un valor en el mercado. No es lo mismo que una empresa lleve en marcha muchos años que haya que empezar desde cero. Como es lógico, el segundo supuesto conlleva más costes. La imagen corporativa, la posición en el mercado, los clientes… todo ello contribuye a su valor.

No obstante, no nos engañemos, si el negocio presenta deudas, lo más habitual es que el comprador no pague un precio a cambio. Si vendes tu empresa con deudas, lo lógico es buscar que el comprador se haga cargo de las mismas, por lo que a veces no es posible pretender recibir dinero por ello, ya que no sería un negocio rentable para la otra parte. No obstante, puede que se trate de un negocio bastante interesante, por lo que, como siempre, hay hueco para la negociación.

Consejos antes de vender una empresa con deudas

Para vender una empresa endeuda, existen ciertos consejos o puntos que deberías tener en cuenta para evitar problemas futuros:

  1. Si eres el administrador de la empresa, debes tener en cuenta que, aunque la vendas, seguirás siendo el responsable hasta 2 años después de la compraventa. Aunque se hable con el comprador lo contrario, seguirás siendo el gestor de manera oficial hasta que no pase tal período de tiempo.
  2. Piensa en si lo más conveniente sería venderla de forma total o parcial. Tal vez te interese conversar la propiedad de una parte del negocio para intentar remontarlo. Lo más aconsejable es que te dejes aconsejar por asesores financieros.
  3. Si tienes deudas avaladas a tu nombre, ten en cuenta que podría ser un problema si quieres vender, ya que en este caso tales avales no se podrían administrar. Deberías pensar, si es posible, en cambiar de avalista.
  4. Piensa que al tratar de vender tu empresa con deudas, lo que buscas es deshacerte de ellas. Recuerda que debes ofrecer un buen acuerdo o precio al comprador; de lo contrario, nadie querrá hacerse cargo. Así, antes que pretender ganar dinero, no pierdas de vista tu objetivo, que es encontrar a alguien dispuesto y capaz de asumir tus deudas para salvar la situación.
Booking.com